Entre 1930 y 1940 surgió el ciclo DEMING, también conocido como ciclo PDCA, una técnica creada por Edwards Deming que consiste simplemente en una herramienta a través de la cual organizar el trabajo y seguimiento de cualquier tipo de proyecto.

Esta técnica, utilizada frecuentemente a la hora de crear o mejorar un proyecto, sobre todo en los casos en que se trabaja en equipo, está compuesta por cuatro etapas principales, bien organizadas y que una vez completadas nos van a llevar a alcanzar los objetivos finales.

 

¿Cuáles son las etapas del ciclo DEMING?

Estas etapas serían: Planear, Hacer, Verificar y Actuar. Vamos a analizarlas una a una para comprender cómo funciona este sistema.

Planear

En este paso, y como su propio nombre indica, va a tener lugar toda la planificación del proyecto, tan necesaria para que este pueda llegar a ser una realidad. Se trata del momento en el cual es necesario definir el objetivo, recopilar datos, elaborar el diagnóstico, elaborar el pronóstico y planificar los cambios.

Estos cambios se basarán en el problema identificado y tendrá como objetivo la mejora del proyecto para alcanzar los objetivos marcados.

Por ejemplo, una línea de producción de cerveza artesanal está dando pérdidas debido a la rotura de muchos de los botellines. En este punto habría que identificar la causa de esa rotura.

Hacer

Basándonos en la etapa anterior, y una vez se hayan decidido los pasos a seguir o los cambios a realizar, es el momento de llevarlos a cabo. Es recomendable hacerlo a pequeña escala para ver los resultados y si todo es correcto llevarlo a cabo en el proyecto real.

Siguiendo con el ejemplo anterior, en este punto habría que poner solución a la causa que está dando lugar a las roturas de los botellines, realizando los cambios pertinentes.

ciclo DEMING

Verificar

Tras haber decidido qué cambios se llevan a cabo en el primer paso, y una vez realizados los mismos en la segunda etapa del ciclo, ha llegado el momento del tercer punto clave, la verificación. Comprobar cómo están afectando esos cambios al proyecto, analizar si estamos obteniendo los resultados esperados, si estos podrían mejorarse, etc.

Es importante tener claras las medidas o herramientas que van a servir para verificar los resultados, para que los resultados sean objetivos y precisos.

En el ejemplo que estamos desarrollando, y una vez ya se han realizado los cambios, habría que comprobar que estos funcionan mediante una gestión del mantenimiento adecuada.

 

Esta técnica, utilizada frecuentemente a la hora de crear o mejorar un proyecto, sobre todo en los casos en que se trabaja en equipo, está compuesta por cuatro etapas principales, bien organizadas y que una vez completadas nos van a… Clic para tuitear

 

Actuar

Se trata del último paso del ciclo, y es muy importante que todos los anteriores se hayan desarrollado adecuadamente para que llegado este momento nuestras acciones lleguen a ser satisfactorias para el proyecto. Además es el momento de valorar si el resultado es el óptimo, observar si podría usarse ese conocimiento en otros aspectos del proyecto, analizar cómo se va a lograr mantener esa mejora en el tiempo, etc.

Por último, en el ejemplo habría que comprobar que ya no se produce la rotura de los botellines, y analizar de qué forma se puede seguir mejorando.

Como ves, el ciclo DEMING es muy útil en cualquier tipo de proyecto, ¡pruébalo!

Si al final decides pasar a la acción y necesitas mejorar tu Gestión del Mantenimiento a través del ciclo Deming, podemos ayudarte de una forma sencilla, beneficiosa y rentable.

 

¡Comienza solicitando tu asesoramiento previo gratuito!

 

SOLICITAR ASESORAMIENTO PREVIO GRATUITO

 

Qualitymant Group es una empresa joven, dinámica y proactiva con más de 25 años de experiencia en el sector del Mantenimiento Industrial y estamos certificados por la AEM como Expertos Gestores en Mantenimiento. Estos factores nos avalan como profesionales específicos del sector y nos permiten entender a la perfección las necesidades actuales y futuras de nuestros clientes. Nuestros servicios de Gestión del Mantenimiento aportan un gran valor añadido en pequeñas, medianas y grandes empresas. Y se dirigen a sectores tan diversos como el Alimentario, Farmacéutico, Químico, Automoción, Logístico, Energía y Edificios.

Gestión del Mantenimiento

Ayúdanos a crecer con tan solo compartir...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin