En todas las empresas, el ciclo de vida de los activos comienza con la idea de realizar una actividad que va a involucrar activos para su desarrollo, pasando por diferentes etapas: desde el proyecto, compra, instalación, puesta en marcha y hasta el mantenimiento, para acabar con su reciclaje o retirada del activo.

En las etapas mencionadas anteriormente hay decisiones a tomar, información o costes que se deben estudiar, entre otros análisis oportunos de vital importancia para las empresas para maximizar el Retorno sobre Activos y reducir el coste del ciclo de vida, asegurándonos unos adecuados niveles de retorno sobre la inversión realizada. En todo este camino será clave la gestión de activos, un proceso que consiste en agregar valor a la compañía.

La gestión de los activos se podría definir como el proceso de gestionar y agregar valor a la empresa a través del uso y cuidado de activos en el ciclo de vida del mismo. Pero en este ciclo de vida, las operaciones de mantenimiento son fundamentales para lograr reducir riesgos que afecten a la producción y darle el valor que el activo se merece.

La importancia de la gestión de activos

En este caso, la pregunta es sencilla: ¿este mantenimiento debe estar fijado por costes o, por el contrario, por resultados? Para poder responder con veracidad, las empresas deben tomar en consideración que centrarse en resultados llega a implicar una visión de largo plazo, pero que centrarse en los costes implica contar con una visión a corto plazo.

Por otro lado, las corporaciones deben tener en cuenta que están formadas por personas y que son determinantes en los cambios que se puedan realizar la cultura de las mismas. Así, los resultados del mantenimiento en el activo únicamente dependen de que se logre cambiar la cultura y los individuos que trabajan en ella. Estos resultados están marcados por la calidad y la aceptación.

 

La gestión de los activos se podría definir como el proceso de gestionar y agregar valor a la empresa a través del uso y cuidado de activos en el ciclo de vida del mismo Clic para tuitear

El ciclo de vida de los activos y el mantenimiento

La relación entre el mantenimiento y el ciclo de vida de los activos

En toda empresa, la gestión de activos es vital y pensar en el ciclo de vida de los activos debe tener lugar antes de la idea de contar con estos activos, no cuando las instalaciones y equipos ya están operativos.

Este mantenimiento será clave para que los activos aporten valor a la empresa, asegurando que continúe aportando a la empresa las funciones por las que se adquirió, reduciendo su posible caída de valor y asegurándose la confiabilidad del mismo. Además debe cumplir al máximo su beneficio, además de cumplir con las normas de medioambiente o seguridad.

Para lograr un gran nivel de competitividad, el mantenimiento de activos es clave, puesto que garantiza que los factores continuarán desempeñando sus tareas (calidad, productividad, seguridad y medioambiente), mediante la confiabilidad, la cual se encuentra soportada por el mantenimiento.

En definitiva, el mantenimiento es sumamente importante y está relacionado con el ciclo de vida de los activos. Para alargar este ciclo el máximo posible en el tiempo, se debe realizar una correcta gestión de activos en la compañía.

Si al final decides pasar a la acción y necesitas mejorar la Gestión de tus Activos, podemos ayudarte de una forma sencilla, beneficiosa y rentable.

 

¡Comienza solicitando tu asesoramiento previo gratuito!

 

SOLICITAR ASESORAMIENTO PREVIO GRATUITO

 

Qualitymant Group es una empresa joven, dinámica y proactiva con más de 25 años de experiencia en el sector del Mantenimiento Industrial y estamos certificados por la AEM como Expertos Gestores en Mantenimiento. Estos factores nos avalan como profesionales específicos del sector y nos permiten entender a la perfección las necesidades actuales y futuras de nuestros clientes. Nuestros servicios de Gestión del Mantenimiento aportan un gran valor añadido en pequeñas, medianas y grandes empresas. Y se dirigen a sectores tan diversos como el Alimentario, Farmacéutico, Químico, Automoción, Logístico, Energía y Edificios.

Gestión del Mantenimiento