TPM son las siglas en inglés para Mantenimiento Productivo Total. Se trata de una filosofía de gestión de mantenimiento que nació en Japón de la mano del Japan Institute of Plant Maintenance. El sistema tiene por objetivo eliminar las conocidas como seis grandes pérdidas y así alcanzar un método de trabajo rigurosamente puntual.

Las seis grandes pérdidas son las producidas por averías, preparaciones, tiempos vacíos y paradas cortas, funcionamiento a velocidad reducida, defectos de calidad y repetición del trabajo. El nombre del planteamiento de trabajo es, pues, descriptivo, ya que el fin es optimizar al máximo la productividad, para llegar a los cinco ceros: cero averías, cero defectos, cero despilfarros, cero accidentes y cero contaminaciones.

TPM es un método para mejorar la productividad y la gestión del mantenimiento

Mejorar la gestión del mantenimiento con TPM

Como hemos visto, desde el TPM, una máquina parada para efectuar un cambio, averiada o que trabajó a rendimiento reducido es una máquina improductiva, por lo que este tipo de situaciones deben evitarse. Para ello, el Mantenimiento Productivo Total se sustenta en los ocho pilares siguientes:

1. Mejora focalizada

Este pilar pretende llegar a la raíz del problema para definirlo y calcular el tiempo necesario para solventarlo. Asimismo, conserva y transmite la experiencia adquirida en la reparación para aplicarla en el futuro.

2. Mantenimiento autónomo

En este pilar, se busca que el operario cuide del mantenimiento e incluso mejora de la máquina que utiliza. De este modo, puede ayudar a su conservación y anticiparse a las potenciales averías. El proceso se basa en limpiar, lubricar y revisar, para evitar así desgaste, rupturas y errores de manipulación.

3. Mantenimiento planeado

En este punto se sistematiza un método de actividades para alcanzar un estado óptimo y de mejoras continuas.

4. Capacitación de los empleados

Es necesario formar al personal de la empresa para que sea capaz de mantener los equipos y detectar errores cuanto antes y posibles averías.

5. Control inicial

Tan simple como importante, este punto consiste en controlar y reducir los costos de mantenimiento y el deterioro en el momento de adquirir los equipos.

6. Mejorar la calidad

Actuar de manera preventiva para generar un producto excelente gracias a la excelencia de la maquinaria.

7. TPM aplicado a todos los departamentos

Los miembros de la empresa deben tener una participación total, velar por el aumento de la productividad y mantener a los clientes a la vez que buscan nuevos.

8. Higiene y medio ambiente

La suciedad y los elementos contaminantes afectan negativamente al mantenimiento —y, por tanto, a la productividad— de los equipos. Es fundamental eliminarlos completamente.

TPM: lo que distingue a una empresa excelente

En definitiva, este planteamiento del trabajo es la mejor manera de asegurar un mantenimiento que repercuta en un aumento de la productividad. Hay motivos por los cuales una empresa es buena y otra es excelente, y el cuidado de los equipos desempeña un rol fundamental en ello. Adquirir un servicio que aplique el TPM supone siempre un paso adelante para una empresa, que sin duda verá sus frutos en la productividad. Estancarse en lo bueno o pasar a lo mejor: esa es la cuestión.

Adquirir un servicio que aplique el TPM supone siempre un paso adelante para una empresa. Clic para tuitear

Si al final decides pasar a lo mejor y necesitas ayuda, disponemos de servicios y soluciones para implantar TPM en tu empresa, de una forma sencilla y rentable.

 

¡Comienza solicitando tu asesoramiento previo gratuito!

 

SOLICITAR ASESORAMIENTO PREVIO GRATUITO

 

Qualitymant Group es una empresa joven, dinámica y proactiva con más de 25 años de experiencia en el sector del Mantenimiento Industrial y estamos certificados por la AEM como Expertos Gestores en Mantenimiento. Estos factores nos avalan como profesionales específicos del sector y nos permiten entender a la perfección las necesidades actuales y futuras de nuestros clientes. Nuestros servicios de Gestión del Mantenimiento aportan un gran valor añadido en pequeñas, medianas y grandes empresas. Y se dirigen a sectores tan diversos como el Alimentario, Farmacéutico, Químico, Automoción, Logístico, Energía y Edificios.

Que es el RCM